Jaime Ricardo Cardona

Editorial de la Edición  3

- Jaime Ricardo Cardona / Director cátedra de fútbol IU.END

La evolución de fútbol

Nos cuesta creer que el fútbol ha evolucionado, pero es cierto. Seguramente la dinámica del juego en sí ha cambiado en muchos sentidos; las reglas del juego, el número de cambios, la tecnología aplicada a las estrictas acciones del juego, etc. Pero la industria es cada vez más grande, más atractiva, más exigente y sobre todo, con millones de fanáticos, clientes y personas que quieren estar adentro de la misma.

Una de las partes que más ha evolucionado son los anteriormente conocidos “cuerpos técnicos”, que hoy por hoy, se les empiezan a conocer como “cuerpos interdisciplinarios”, los cuales estarían conformados por el gestor del recurso humano (técnico), primer asistente de campo, segundo asistente de campo, entrenador de porteros, entrenadores por posiciones de juego, analistas de rendimiento, analistas de video, preparadores físicos personalizados, médicos, fisioterapeutas, nutricionistas, scouters, analistas de big-data, y en algunos casos, hasta entrenadores de jugadas preparadas y todos aquellos que el head coach necesite o que el club desee implementar. Todo esto con un fin: recortar la brecha de subjetividad en el fútbol, facilitar la toma de decisiones y conseguir la mayor cantidad de triunfos posibles.

Así piensan los grandes clubes a nivel mundial. En Colombia no somos ajenos a la evolución, pero también entendemos que hay países que nos llevan ventajas a nivel tecnológico y financiero, que en algún momento, nosotros vamos a llegar a esos niveles y que solo es cuestión de tiempo y de relevos generacionales en espacios estratégicos de nuestro fútbol. La onda de avances tecnológicos en el país ha ido progresando, y ahora los cuerpos técnicos se apoyan más en ellos, pero aún nos falta creer con mayor convicción en estos avances y en utilizar herramientas tecnológicas y personal capacitado para que le faciliten esa tan compleja toma de decisiones. Por ahora, herramientas de bajo de costo, pero con gran utilidad, que permiten conocer las tendencias mundiales, llevar un control del entrenamiento, de los jugadores y su educación en el entendimiento y comprensión del juego. Muchos jugadores tienen un coeficiente intelectual más alto que cualquier estudioso, la única diferencia es que dicha inteligencia, la ponen al servicio del fútbol. Por algún lado debemos empezar.

Por lo tanto, es imperativo reconocer que, la inversión en formación y tecnología puede ser la clave del éxito para nuestros clubes, que necesitamos entrenadores preparados que ayuden a crecer el patrimonio institucional y por ende la economía de la región, clubes que crean mucho más en el apoyo de cuerpos interdisciplinarios, que le apuesten más a vender entretenimiento de calidad, en un país que le sobra talento en el fútbol, que le sobran ganas, que le sobra juventud, que le sobran hinchas, pero que veces nos cuesta prepararnos para el futuro. La evolución del fútbol es una realidad, tenemos en nuestras manos una gran oportunidad de entrar en un mundo que nos alegra la vida y que nos garantiza un mejor futuro. Nuestro compromiso será mayor ahora